Foto de agus

DEMOLIENDO TELES

Según cálculos de LatFem, al menos 67 años más, vamos a necesitar para cerrar la brecha promedio de igualdad de género en los medios tradicionales. 

Entre 2015 y 2020 se avanzó solo un punto hasta al 25% en la proporción de temas y fuentes que son mujeres.

4 de cada 10 historias en los medios de comunicación tradicionales son informadas por mujeres, su visibilidad aumentó en 3 puntos en noticias impresas y televisivas. Las mujeres como fuentes expertas subieron 7 puntos en 5 años. Pero fueron sólo el 27% de lxs especialistas en salud durante la pandemia, a pesar de que representan el 46% de la fuerza laboral del sector.

En Argentina las mujeres retrocedieron su presencia en los medios como sujetas de las noticias: en 6 años pasamos de un 29 a un 24%. Los portales de noticias incluyen a las mujeres en el 23% de las notas y estos artículos son escritos por mujeres en apenas un 18%.

Por primera vez desde el año 2000, las mujeres son mayoría de las presentadoras de las noticias de televisión, aunque la representatividad de género o la visibilidad de la desigualdad no significan, ni por asomo, agenda en las noticias: en total llegan a un 3%.

Lejos del debate sobre los cuerpos, las ideologías, el capital que representan y las ideas o proyectos a los que son funcionales, los medios, del mismo lado siempre están las mismas. Asimismo, con políticas buscando representar las feminidades, sin verlas en la mesa; con editoriales larguísimas y fundamentadas en libros que tuvieron que disfrazarse de anonimato para ser publicados. Sin ir más lejos, son cada vez más los trajes y corbatas que se pasean frente a la cámara para hablar de lo que mantienen atrás del monitor.

Otras voces, opiniones, choques de calesita y aciertos están, pero no es casualidad que lleguen rotos, con vergüenza o constantemente defendiendo su existir. Cada día se encuentran nuevos motivos para mover la aguja, para cuestionar y poner el peso de lo «correcto» en un mismo lado, obligando a acarrear el lastre solo por el hecho de ser el únique que lo intenta.

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro sitio web usa cookies para proporcionarte la mejor experiencia posible