WhatsApp Image 2021-07-03 at 5.29.23 AM

Slow Fashion

“La ropa tendría que cubrir nuestro cuerpo y no la realidad de cómo ésta se ha hecho” dijo Orsola de Castro, directora y fundadora de Fashion Revolution.

Prefiero no saber

La Revolución Industrial introdujo maquinarias textiles en Inglaterra en los siglos XVIII y XIX. Este hecho significó que las telas y prendas se podían producir en grandes cantidades a precios más baratos y con estándares de calidad más bajo. Si bien las máquinas ayudaron a que la ropa sea más accesible para todes, la industrialización de la moda también creó una serie de problemas, entre ellos, convertirse en la segunda industria más contaminante. Según la fundación Ellen MacArthur, las ventas anuales siguen creciendo. Con el ritmo actual llegarán a 160 millones de toneladas para el 2050, más de 3 veces lo que se produce hoy.

@WTVOX

La “Moda rápida” o “Fast fashion”, es moda barata y en auge, que se produce muy rápidamente en grandes cantidades. El modelo de la moda rápida, se basa en un ciclo interminable de sobreproducción y consumo excesivo. Por eso, en la llamada Fast Fashion ahora hay hasta 52 micro temporadas a lo largo del año. Les compradores compran más prendas de vestir y debido a este fenómeno de consumo, cada producto se conserva la mitad de tiempo. El 40% de las prendas son desechadas sin haber sido usadas más de 2 meses.

Por otro lado, el derrumbe de la fabrica “Rana Plaza” desnudó la industria de la moda. Esta fábrica se desplomó en el 2013 en donde más de 1000 personas perdieron la vida y más de 2000 resultaron heridas. Puede que el derrumbe en un edificio de Bangladesh te parezca lejano, pero está mucho más cerca de lo que parece. No sería raro que algunas de las prendas que usas hayan sido fabricadas allí.

Derrumbe de la fabrica Rana Plaza

Slow qué?

La moda lenta o slow fashion, va en contraposición de la moda rápida e incluye a la moda ética, sostenible, ecológica, verde.

La moda ética se enfoca en las personas de la cadena de suministros de la moda intentando llegar a la raíz de las injusticias de la industria. Es mucho más que textiles reciclados, se diferencia de los abusos contra los derechos humanos y explotación laboral de la moda tradicional.

Es importante la moda ética porque reconoce y cambia los patrones de salarios bajos; condiciones de explotación ya sea horas de trabajo excesivas o el acoso sexual que es común en la industria; falta de derechos laborales básicos; raíces coloniales racistas de la moda. Asimismo, debemos tener en cuenta que, según la CEPE, el 80% de los trabajadores de la confección son mujeres.

Entonces, ¿cuáles son los elementos que debemos encontrar en una marca ética? Tan simple como la transparencia, el entorno seguro, la limitación o eliminación de químicos dañinos en el proceso de creación, los beneficios para les trabajadores y respeto de sus derechos.

Por la falta de estandarización o regulación, la moda sostenible puede llegar a ser confusa.

Los problemas del “greenwashing”, provoca la mala información y esto sucede bastante con las grandes empresas de moda opacando a las pequeñas, locales e independientes que sí, son sustentables. También provoca que las prácticas alrededor de la sostenibilidad sean cada vez menos creíbles. Por lo tanto, ¿cuáles son las señales para identificar el greenwashing? La vaguedad, la información escondida, el no tener pruebas, la utilización de un pequeño logro para tapar uno mayor, la irrelevancia. Es preciso señalar que, el hecho de que se utilice materiales naturales no lo hace sustentable.

La moda lenta implica un diseño versátil y atemporal que trasciende las tendencias. Es también una producción reflexiva que se preocupa por las personas y por el planeta, las prácticas de compra intencionales y un cuidado de la ropa que prolonga la vida de las prendas que tenemos. Este movimiento trata de poner pausa a la tendencia interminable actual y volver a la idea del estilo personal que no se trata de perseguir tendencias. La moda lenta no tiene porqué significar prendas básicas en tonos neutros, se trata de encontrar tu propio estilo, uno que te encanta y no te hace sentir que tenés que cambiar tu guardarropa cada temporada. También se trata de la forma en que consumimos moda. Nos invita a preguntarnos ¿realmente necesito esta prenda? ¿Es lo suficientemente cómoda para usarla una y otra vez? ¿Tengo algo que ponerme con esta prenda? ¿Es de mi estilo? ¿Me gusta la tela? ¿Me gusta el ajuste? ¿Me siento bien en apoyar a este fabricante, marca o vendedorx? ¿Es esta pieza de alta calidad?

Algunas recomendaciones

No caigamos en el mito de “La moda sostenible es demasiada cara” porque la moda no sólo encapsula la compra de ropa, se trata también de tendencias y nuestra intervención como consumidores y representantes de nuestro propio estilo. Tomemos en cuenta que comprar ropa hecha éticamente no es caro, estamos pagando el precio justo. No se trata sólo de comprar, también existe el costo por uso.

Al momento de comprar algo nuevo, tomemos en cuenta que la tela sea de materiales reciclados, reutilizados o compostables; el empaque en el que se entrega la prenda, que sean tintes naturales o de bajo impacto ambiental; la localidad; buscá diseños atemporales; recordá la trazabilidad de la cadena de suministro, opta por materiales duraderos y de calidad.

Obra de arte sostenible del equipo Guerra de la Paz

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

1 comentario en “Slow Fashion”

  1. Verónica Reddel

    Excelente este artículo. Un aporte. Me recuerda poner atención a nuestros actos, a nuestras decisiones y elecciones, y a sus consecuencias.
    Reparar en los efectos de nuestras decisiones irracionales e irresponsables puede contribuir a equilibrar el impacto ambiental. Y a mejorar la calidad de la vida de los seres que participan en toda la cadena. Gracias por la investigación y reflexión.
    🌺🌺🌺

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro sitio web usa cookies para proporcionarte la mejor experiencia posible