agustina byrne guernica 1

POR UN ACCESO JUSTO AL HÁBITAT DIGNO

Reflexiones sobre el desalojo de familias en Guernica, partido de Presidente Perón

El jueves 29 de octubre, alrededor de las 2 de la madrugada, comenzó el operativo de desalojo de más de 1400 familias que se encontraban viviendo en aproximadamente 100 hectáreas en la localidad de Guernica, partido de Presidente Perón. Del operativo formaron parte 4000 efectivos policiales y estuvo presente el Ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

Hasta acá, algunos datos sobre el desalojo.

Foto: Agustina Byrne

Pero, ¿qué no estamos mirando? El derecho a la vivienda está consagrado en normas nacionales e internacionales a las que la Argentina adscribe. El comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU expone que el desalojo forzoso es “el hecho de hacer salir a personas, familias y/o comunidades de los hogares y/o las tierras que ocupan, en forma permanente o provisional, sin ofrecerles medios apropiados de protección legal o de otra índole ni permitirles su acceso a ellos”.

El espíritu de la ley de Acceso Justo al Hábitat (14.449/13) es precisamente el contrario a las acciones que está demostrando el gobierno de la provincia de Buenos Aires en relación a la garantía de un hábitat digno. Los problemas estructurales de vivienda no se resuelven de un día para el otro ni de un año para el otro, pero eso, definitivamente, no convalida la actitud represiva por parte del Estado hacia familias que debieron emplazarse en el terreno de Guernica, para poder estar más cerca del derecho a la vivienda.

El Estado demuestra, en este caso, su rol de garante de los derechos de algunos pocos en conservar ya quién sabe qué. Lamentablemente, el discurso de la progresividad temporal deja de lado a la coyuntura y la coyuntura es, en gran medida, tomada en términos de imagen para un futuro electoral. Un futuro electoral que tiene como principal exponente a la política patriarcal que refuerza en la cotidianidad las condiciones de la opresión, como la que se evidencia en el desalojo de Guernica.

Foto: Agustina Byrne

De acuerdo al informe del Equipo de Investigación Política (EdIPo), en los barrios que conforman la toma, viven alrededor de 870 mujeres, travestis y trans y la mayoría de ellas son jefas de hogar. La feminización de la pobreza y de los cuidados, van de la mano con la perspectiva de acumulación y desarrollo que tiene como base al modelo capitalista, que aún al día de hoy, con todas nuestras luchas y visibilización de desigualdades, continúa sometiendo al ámbito del cuidado de lo privado las tareas «feminizadas».

En nuestras sociedades supuestamente “desarrolladas” en términos culturales y simbólicos, se piensa a la propiedad privada como un valor que excede, con diferencia, a cualquier garantía de otros derechos. Para muchas personas el poner en jaque la propiedad privada es poner en jaque un deseo futuro, por más que no tenga ninguna propiedad. Y los medios concentrados refuerzan estas nociones con sus líneas editoriales.

Las políticas estatales orientadas a mejorar el hábitat deben ser integrales y no paliativas. Es necesario considerar todos los aspectos que hacen a la vida en comunidad e incluir a la comunidad para mejorar la calidad de vida.

¿Por qué da miedo que se cuestione el modo de distribución de la propiedad? ¿De dónde sale el enojo cuando los “negros toman tierras” o los pueblos originarios exigen su derecho posesorio histórico, pero no así cuando la apropiación de tierras viene de parte de algún representante de la “clase alta”?

El mundo está en un momento crítico porque nuestra organización política y económica así lo quiere. Mientras sigamos favoreciendo la concentración de recursos por sobre la distribución equitativa y ambientalmente sostenible, con un sesgo patriarcal, seguiremos padeciendo y se fortalecerán los mecanismos de exclusión que hoy tocan a las familias de Guernica y a tantas otras del conurbano bonaerense. Esa exclusión, terminará por llegarnos a todas las personas.

No tengamos miedo. Tierra para vivir y producir.

Foto: Agustina Byrne

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro sitio web usa cookies para proporcionarte la mejor experiencia posible