esenciales

LO ESENCIAL NO ES INVISIBLE A NOSOTRXS

La Ciudad de Buenos Aires hace años que es gobernada por Juntos por el Cambio y las desigualdades sociales se profundizaron. El covid-19 dejó en evidencia, por un lado, el drama que viven los barrios populares donde el hacinamiento, la falta de agua, las condiciones de higiene, la desocupación, el hambre y la precariedad son casi una parte más de la cotidianidad. Estas condiciones hacen muy difícil para las familias poder cumplir con el distanciamiento social y seguir estrictamente las recomendaciones de cuidados, sumando que la crisis económica en nuestro país profundiza la vulnerabilidad de lxs vecinxs.

En consecuencia de estas condiciones, los números de contagios se expandieron rápidamente provocando la muerte de vecinxs en casos extremos, pero también temor a causa de falta de información: ymuchxs fueron escrachadxs, violentadxs y estigmatizadxs. Por otro lado, dejó en evidencia la labor de las organizaciones sociales que le ponen el cuerpo a la situación y se organizan de manera autogestiva para abordar las problemáticas más urgentes. Según datos oficiales, en la ciudad hay 417 comedores y merenderos, por donde pasan 117 mil personas. No sólo les llevan un plato de comida a lxs vecinxs, sino también realizan actividades culturales, bachilleratos populares, acercan atención primaria de salud, campañas de prevención, vacunación, detección y acompañamiento (facilitando la tarea de lxs agentes sanitarios) y planificación de políticas públicas. Con la pandemia estas tareas se intensificaron, y tienen el compromiso de trabajar horas y horas gratis.

Es importante destacar que mayor parte de las tareas recaen sobre las mujeres, quienes son un pilar fundamental para la supervivencia de todo el barrio. Esa situación deja al descubierto la precarización en la que viven las mujeres y las identidades feminizadas, que son quienes realizan ese trabajo sin que sea considerado como tal y sin recibir un salario a cambio.

Frente a esta situación, necesitamos que se reconozcan estas tareas esenciales de cuidados en los barrios y exigimos la creación de un Fondo de Emergencia con ingresos aportados de los sectores más ricos de la ciudad poniendo en evidencia también las grandes desigualdades existentes. Ese dinero se destinaría a reconocer con un salario Mínimo, Vital y Móvil las múltiples tareas que llevan a cabo las integrantes de los movimientos sociales en los barrios.

Para profundizar acerca de la campaña #SomosEsenciales, entrevistamos a Mónica “Mona” Córdoba, militante del Movimiento Social Barrios de Pie CABA y Coordinadora de Marea – Feminismo Popular.

¿Por qué #SomosEsenciales?

La crisis social y económica provocada por la pandemia, y tras cuatro años de ausencia del Estado profundizaron la situación de desigualdad que estamos viviendo y pone en relieve la importancia de las tareas que hace años desarrollamos las organizaciones populares y feministas, y estas no son ni más ni menos que el cuidado de nuestra familia, de nuestrxs compañerxs y nuestro barrio, mujeres y disidencias ocupamos la mayor parte de nuestro tiempo en el cuidado de otrxs, y este trabajo que hacemos nosotras no se intercambia a través del mercado ya que no cuenta con un reconocimiento simbólico y menos económico.

¿Cuáles son las tareas que están realizando?

En este momento las organizaciones sociales estamos atendiendo la emergencia alimentaria, a través de los comedores y merenderos, ollas populares autogestionadas, repartimos viandas a adultxs mayores y aisladxs, acompañamos a mujeres y población lgbtq+ que atraviesan situaciones de violencia o que necesitan acceder a una interrupción voluntaria del embarazo, realizamos campañas de vacunación, acompañamos la continuidad educativa de cientos de pibis que no tienen acceso a internet, acompañamos a vecinxs en los reclamos por su situación habitacional ante la amenaza de desalojos inminentes, llevamos adelante campañas de concientización sobre el cuidado y la prevención del Covid 19, llevamos ropa y comida a los hospitales y hoteles para nuestrxs vecinxs y compañerxs que se encuentran aislados, juntamos donaciones y se las acercamos a quienes menos tienen y más necesitan.

¿Qué papel juegan las mujeres en la campaña Somos Esenciales?

Podemos decir que las mujeres somos las protagonistas innegables de este reclamo, en la inmensa mayoría de las organizaciones somos nosotras quienes sostenemos cada una de las tareas de cuidado comunitarias, somos las mismas que acompañamos a vecinxs cuando fallece un familiar por Covid19, o reclamamos el parte médico hasta el hartazgo, somos quienes nos secamos las lágrimas y vamos a exigirle a funcionarios del gobierno de la Ciudad, asistencia alimentaria y económica para esas familias, somos quienes llamamos a las ambulancias que no quieren entrar a los barrios, somos quienes sostenemos comedores alumbrándonos con velas cuando hay cortes de luz. Sería impensable quedarnos quietas ante esta realidad porque sabemos que la solidaridad siempre gana.

¿Qué se busca con esta campaña?

Hacemos ollas populares todos los jueves en más de diez barrios populares de la Ciudad, porque queremos instalar el tema en la agenda política y pública, queremos ser visibilizadas y ser reconocidas en nuestras tarea y compromiso con la comunidad. En este marco le reclamamos al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta la creación de un fondo para la economía popular, con recursos que estén dirigidos a los sectores populares, como el reconocimiento económico de las tareas que sostenemos con o sin pandemia, refuerzo alimentario de merenderos y comedores, créditos para emprendimientos productivos, subsidios para espacios físicos y servicios públicos entre otras cosas. Entendemos que es un plan necesario para salir de esta crisis económica y sanitaria, poniendo en valor el trabajo esencial que realizamos las organizaciones en el distrito más rico y más desigual del país.

Nos queda claro que la pandemia agravó la situación en la que viven miles de vecinxs, pero también demostramos que las organizaciones sociales somos las que en las situaciones más graves, nos movilizamos y atendemos las urgencias para poder brindarle una ayuda a aquellas personas que lo necesitan. Además, las mujeres intensificamos las tareas de cuidados que no son reconocidas simbólicamente ni económicamente. Por eso nos auto gestionamos porque creemos fuertemente que la salida es colectiva y exigimos al gobierno de la ciudad que reconozca nuestras tareas ya.

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *