portada Caru

LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Según Diann Black-Layne, lideresa de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés), “Es fundamental actuar a corto plazo para paliar los peores impactos climáticos provocados por el hombre. El principal obstáculo no es el dinero, no es la tecnología, no es la voluntad política: es el resultado del miedo de una industria dominada por los hombres a perder su poder«.

En estos días se ha publicado el informe anual que realiza el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), a cargo de la ONU. Dicho informe es poco alentador. El futuro llegó: la crisis climática, causada por el hombre, que genera en vastas regiones de la Tierra gran inestabilidad hará que la temperatura promedio global suba 1,5ºC en la década de 2030, varios años antes de lo pronosticado hasta el momento. Para hacer un poco de memoria, la última vez que la temperatura de la superficie de la Tierra superó los 2,5°C (en comparación con los niveles preindustriales) fue hace más de 3 millones de años.

 El trabajo de investigación del IPCC subraya la importancia de atajar los gases de efecto invernadero, como el metano. En este sentido, se habla del traspaso de energía fósiles a otros tipos de energías menos contaminantes. La industria de los combustibles fósiles es la encarnación de la desigualdad de género y de ingresos, ya que un sector dominado por los hombres recibe cada año subvenciones fáciles por valor de más de 600.000 millones de dólares para destruir nuestro planeta, mientras que, en comparación, los Fondos Climáticos de Naciones Unidas reciben 2400 millones de dólares al año para salvarlo. Tal como sostiene Diann Black-Layne, lideresa de la Alianza de Pequeños Estados Insulares (AOSIS, por sus siglas en inglés), “Es fundamental actuar a corto plazo para paliar los peores impactos climáticos provocados por el hombre. El principal obstáculo no es el dinero, no es la tecnología, no es la voluntad política: es el resultado del miedo de una industria dominada por los hombres a perder su poder«.

El 10 % más rico de la humanidad fue responsable de más de la mitad (52 %) de las emisiones acumuladas en la atmósfera entre 1990 y 2015. Ese 10% está encabezado por hombres blancos.

El 1 % más rico fue responsable del 15 % de las emisiones durante ese período, más que toda la población de la Unión Europea, y el doble que la mitad más pobre de la humanidad (responsable del 7 %), mayormente conformada por mujeres y niñeces.

Entre las consecuencias de este incremento de la temperatura global y sus consecuencias en las desigualdades de género encontramos: el aumento del calor y la humedad, que afectará a 3.000.000 de personas que vivirán en condiciones de calor extremo para el 2070. La producción de alimento se resentirá, perdiendo el 20% de su productividad, dejando a millones de personas más en vulnerabilidad alimenticia. Para las femineidades, menor acceso a los recursos productivos (tierra, ganado, financiamiento, tecnología) para enfrentar nuevos escenarios y seguir produciendo. Escasez de agua, que afectará en su mayoría a los sectores vulnerados de las grandes ciudades, provocando grandes sequías. Para las femineidades, como principales responsables de la recolección y administración del agua, aumenta la carga de trabajo total (eso que llaman amor, es trabajo no pago). Y por último, el nivel del mar crecerá provocando en las islas y ciudades costeras constantes inundaciones.   

Por esto, cuando decimos que la crisis climática afecta a los sectores más relegados más que a otros sectores, queda demostrado que entre esos sectores nos encontramos las mujeres y personas de la comunidad LGBTIA+. Para poder lograr la justicia social necesitamos perspectiva de género en la planificación, puesta en marcha y evaluación de todas las políticas públicas y privadas dispuestas a paliar la crisis climática.  

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro sitio web usa cookies para proporcionarte la mejor experiencia posible