portada

Ambiente Activo

Hablamos con Carolina Somoza, licenciada en Ciencia política (UBA) y diplomada en Derecho Ambiental. Es ecofeminista popular y referenta de Somos Barrios de Pie.

¿Qué es ser activista?

Ser activista para mi es participar e informarse para después informar a otrxs. La participación es muy importante porque hay personas que “ser activista” es twittear y subir fotos a las redes, si es necesario pero también es necesario participar de forma activa.

¿Qué te motivó para ser activista ambiental?

Cuando era más chica en un viaje al sur vi en persona la belleza del ambiente. Saber que hay un río que está contaminado en ese lugar fue lo que me hizo un clic.

Años más tarde, con estudios y militancia, me di cuenta que el no cuidado del ambiente al que más perjudica es a los sectores marginados, humildes. Es ahí por ejemplo, donde se tira la basura, o los sectores donde se desarrolla la megamineria. Sin ir más lejos la contaminación del Riachuelo a quienes más afecta es a los barrios populares.

¿Cuáles son los fines que se persiguen?

Es un poco la consigna que decimos “No hay justicia ambiental sin justicia social” y viceversa.

Nunca va a haber un panorama óptimo para el cambio de paradigma ambiental si no se combate con la pobreza y no se cuestiona el estatus quo. Entender que el no cuidado ambiental también es patriarcal, es capitalista, es racista. Para poder cambiar el paradigma hay que cambiar como sociedad.

¿Cuáles son los resultados positivos que obtuvieron?

Primero la información y que haya gente que esté dedicada al estudio del ambiente y de todas las cuestiones que tienen que ver con las consecuencias ambientales de muchas de las producciones humanas.

Muchas leyes fueron desarrolladas en Argentina como por ejemplo la Ley de bosques, el fallo ACUMAR que es el fallo Mendoza, la Ley de humedales, la Ley de Parques Nacionales, entre otras.

Hay muchas leyes que están muy buenas pero el tema es que tienen que terminar de desarrollarse porque si bien existen aún no están reguladas de manera correspondiente. La ley de bosques por ejemplo, que dice que cada 10 años hay que reordenar el mapa, una sola vez se hizo y hay sectores que todavía no completaron el mapa.

La realidad es que falta mucho pero vamos avanzando.

¿Cómo empezar con el activismo ambiental?

Primero que nada informándose, viendo lo que está pasando a nivel mundial y en Argentina que  tenemos un territorio tan rico en bienes naturales, también así los desarrollos y la producción.

En principio involucrarse con los problemas más cercanos que tengamos. En mi caso, participo en una barriada que se llama “Colegiales participa y decide” que está luchando para que un playon ferroviario sea un parque público.

Empezar desde lo más pequeño hacia lo más grande.

¿Existen distintos tipos de activismo ambiental?

Si, entre ellos el academicista que es gente que se encarga de informar y generar contenido para entender un poco mejor desde la literatura cuáles son los problemas ambientales y cuáles son las posibles soluciones.

Otro tipo de activismo es la participación, que es en la que yo pongo más mi lupa, que va desde lo más pequeño como las barriadas, puebladas.

También el activismo más amplio, que ya un poco nos excede, donde los y las referentes viajan por el mundo poniendo en común e informando los distintos  problemas ambientales que pasamos en los diferentes países, sobre todo en América Latina , África y Asia, pudiendo compartir experiencias para poder salir adelante juntes a nivel mundial porque lo qué pasa acá o pasa en Estados Unidos o en China impacta en todo el mundo.

¿El cambio climático afecta nuestros derechos?

El cambio climático si afecta a nuestros derechos, entre algunas cosas que podemos nombrar es la desertificacion. Hace que en muchos países como en Medio Oriente tengan  que emigrar al igual que África donde la desertificacion provoca sequía, agrietamiento del suelo, entre otras cosas.

Afecta claramente a la salud, el bienestar físico y psíquico, vivir en un ambiente sano es un derecho humano. Poder vivir cerca de la naturaleza ya está comprobado por ejemplo que alivia los síntomas de estrés.

Realmente tener un cuidado ambiental tiene que ver con todos los derechos. En Bolivia, en Ecuador la naturaleza también tiene derechos, la Pachamama tiene derechos y están contemplados en las constituciones de esos países. A eso tenemos que apuntar también.

¿Es necesaria una agenda política sobre el ambientalismo?

Si, la realidad es que con lo del Paraná se puso muy en agenda lo ambiental, la soberanía sobre nuestros bienes naturales, yo no digo recursos naturales porque lo veo como una noción muy mercantilista sobre los bienes y van más allá de servirnos o no sino que cumplen una función ecosistémica.

Me parece que el ambientalismo así como el feminismo son dos miradas transversales sobre todos los temas, desde los convenios productivos que firmamos con otros países hasta cómo pensamos una ciudad. Todo tiene que ver con el ambiente y cómo percibimos el ambiente.

Así como hubo una ola verde feminista que fue con todo también tiene que haber una ola verde ambientalista que vaya con todo.

¿Cómo convencer a la gente del cambio climático?

Creo qué hay dos maneras, una es la educación. Para poder empezar a ver y notar los pequeños y grandes detalles sobre el cambio climático, poder incluir una materia de educación ambiental integral así como hay educación sexual integral, que les niñes tengan contacto con los bienes naturales desde pequeñes, las huertas naturales, que puedan conocer la realidad de los barrios populares donde hay basurales, donde el agua está contaminada, donde a veces no hay agua directamente, que no tienen espacios verdes. Todad estas cuestiones al presenciarlo y vivirlo hace que no te desentiendas de tu realidad  cotidiana que muchas veces pasa por el costado.

Creo que en el convencimiento quien tuvo mucho que ver fue Greta Thunberg que si bien viene con todos los privilegios del primer mundo (es una piba blanca, de clase media, rubia) entender que el ambientalismo es popular, entender que los que peor la pasamos en el ámbito global somos los países más relegados (América latina y África) y dentro de estos países hay sectores aún más relegados que son los sectores humildes.

Entonces es ahí donde hay que ir a convencer que los problemas ambientales, además, provocan un montón de cuestiones alimenticias. El tema de la soberanía alimentaria a quienes más les impacta es a la gente humilde porque son quienes no pueden decidir qué comer porque al no alcanzar los recursos terminan cayendo en una cuestión de mala alimentación que no es por una decisión propia sino que el sistema mismo los arrastra a consumir eso.

¿Algún consejo para lxs futuros activistas?

Que no esperen, el momento es ahora. Estamos a muy pocos años de no tener vuelta atrás. De hecho el 29 de julio entramos en el sobregiro de la tierra que es cuando la tierra agota los bienes naturales que se deberían agotar en un año. Es decir que en 7 meses agotamos los bienes naturales que anteriormente lo agotábamos en un año entero.

El momento es ahora. En el ámbito donde estén. En cualquier barrio, ciudad. Siempre es necesario activar.

Comparti en tus redes:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

1 comentario en “Ambiente Activo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestro sitio web usa cookies para proporcionarte la mejor experiencia posible